LOS GENIOS SON LOS QUE MÁS FRACASAN

Tener una inteligencia por encima de lo normal, es como tener una bomba de relojería en el cerebro, porque todas las reflexiones del genio están tan por encima de las que tiene un individuo medio -o sea, la mayor parte de la humanidad-, que muy raramente llegan a coincidir. Esto significa que cuando el genio genera un pensamiento sobre algo que necesite conectar con la masa para obtener éxito, casi nunca acertará porque sus pensamientos serán casi siempre inaccesibles para la mayoría.

Orson Welles, que era el prototipo de niño prodigio, llegó a conocer el éxito en Broadway a los diecinueve años. Pero el fracaso vino a visitarle enseguida, por sus controvertidos trabajos que muy pocos entendían y apreciaban. A los veintitrés años logró de nuevo el éxito con su famosa adaptación radiofónica de La guerra de los mundos, de H. G. Wells. Pero ni La guerra de los mundos, ni su universalmente famosa película Ciudadano Kane, le libraron de fracasar una y otra vez en Hollywood. Es más, la propia Ciudadano Kane fue un rotundo fracaso económico para la RKO, que no tuvo ningún reparo en despedir a Orson Welles cerrándole, además, las puertas del resto de productoras.

Sin embargo, fracaso tras fracaso, logró al fin pasar a la historia tras su muerte como uno de los grandes genios del séptimo arte. Igual que Van Gogh o Gaughin en la pintura, o que John Kennedy Toole, el autor de La conjura de los necios, que se suicidó a los treinta y un años, frustrado y amargado al ver su obra rechazada una y otra vez por multitud de editoriales que se negaron a editarla.


Etiquetas:
30 May 2022
0