Agustín Medina conferenciante

¿Cómo son las marcas de verdad?

Una marca de verdad sobresale con nota muy alta en un test de conocimiento, calidad percibida,
identidad y fidelidad.

Si su marca también aprueba con nota este test, enhorabuena. Pero si no es así, no pierda más el tiempo, aplíquese desde ya mismo a utilizar con inteligencia todas las herramientas que
permiten construir una buena marca, alineando a todos los miembros de su empresa en este proceso, porque de su éxito o fracaso depende todo su futuro.En primer lugar defina muy bien y con claridad cuáles son los valores y atributos de su marca, los que son relevantes en función de su estrategia empresarial, de su visión del mercado y de su público objetivo. Elabore después una imagen corporativa de la marca que le sirva de guía a todos los miembros de su empresa. Y más tarde preocúpese de dar todo eso a conocer a través de los canales de difusión a su alcance.

Por supuesto, puede seguir contando con los medios de comunicación tradicionales, pero ya no puede conformarse solo con ellos, porque cada vez son más caros y menos eficaces. La televisión, por ejemplo. Según el prestigioso estudio Forrester Research, el 76% de los publicitarios en Estados Unidos piensan que el tradicional spot de 30” en televisión estará muerto antes de cinco años. Ya hay marcas, como la cerveza australiana Foster’s Lager, que han renunciado a la televisión y se dirigen a sus clientes más jóvenes solo a través de Internet, utilizando el eslogan «Porque la televisión apesta».

Los medios en los que el mensaje interrumpe constantemente el contenido ya no están de moda. El marketing de interrupción ha dado paso al marketing de compromiso y ahora los consumidores prefieren el Advertainment, o Branded Content, donde la publicidad se fusiona inteligentemente con los contenidos de los medios. Tampoco hay que olvidar a los que se conocen como influencers
y blogueros. Los primeros son personas famosas, o con muy buena reputación en un ámbito determinado, que son seguidas por miles, y a veces millones, de personas en las redes sociales. Ya sea por su fama social o por su autoridad en un tema concreto, el hecho es que los seguidores tienen sus recomendaciones en muy alta estima y pueden ser muy útiles para prestigiar una marca.
También los blogueros destacados tienen un público fiel que sigue al pie de la letra sus recomendaciones sobre moda, gastronomía, cosmética y muchos otros temas que pueden ser de gran
interés para las marcas. Sirva como ejemplo mencionar a la bloguera italiana Chiara Ferragni, que gracias a sus recomendaciones factura al año más de 60 millones de euros.

Finalmente, otra fuente inestimable para la construcción de la marca son los fans, esas personas entusiastas e incondicionales que usan las redes sociales para expresar su amor a la
marca. Suelen ser muy activos en sus comentarios favorables y en sus recomendaciones, aportando una credibilidad desinteresada e impagable, ya que es conocido que todos los usuarios
valoran especialmente las opiniones de otros usuarios. Algo que no se consigue ni de lejos con cualquier publicidad pagada.

En cualquier caso, utilice los medios convencionales y los nuevos medios. Todos ellos usados con inteligencia son buenas herramientas para la construcción de su marca. Hágalo como
quiera, pero consiga una marca fuerte y con personalidad, porque sólo así conseguirá vender sus productos. Como dice mi admirada Naomi Klein:»Las empresas pueden empeñarse en fabricar productos,
pero los consumidores solo están interesados en comprar marcas».


Etiquetas:
9 Oct 2020
0
Consultor independiente » Agustín Medina » ¿Cómo son las marcas de verdad?